Saltear al contenido principal
Soy Leo… ¿Con Qué Signos Me Conviene Ligar?

Soy Leo… ¿Con qué signos me conviene ligar?

Generoso, entusiasta, extrovertido, Leo es el rey entre los humanos, de la misma forma que los leones son los reyes en el reino animal. Tiene ambición, fuerza, valentía, independencia y total seguridad de sus capacidades. En su lado más negativo, tiene cierta prepotencia, es inmadura y un poco infantil. Así que tiene que tener mucho cuidado a la hora de conquistar y rodearse de signos que puedan entenderlo y soportarlo. Aquí está el ranking de los signos con los que más y menos afinidad tiene Leo.

pretendiente ideal leo

Candidato 1: Sagitario

Combinación exuberante y exótica donde las haya. El león y el centauro unidos puede traer grandes dosis de carcajadas, otras tantas de pasión y compartir aventuras en el mundo entero. Calidez, entusiasmo, vitalidad y alegría es el resultado cuando un Leo y un Sagitario se unen. El centauro recupera el lado más extrovertido de Leo y lo aleja de su rutina y, por su parte, el león disfrutará llevando una vida tan alocada y activa con Sagitario. El cóctel es perfecto y acelerado. Se trata de vivir la vida a tope.

Candidato 2: Aries

No está mal está combinación porque tanto Aries como Leo son signos muy independientes con sus propias aficiones e intereses que permitirá que cada uno tenga su forma de vida sin que el otro la pisotee. La única pega es la manera de actuar tan atropellada de Aries que no tiene en cuenta a los demás y no es consciente del perjuicio que está causando, algo que Leo nunca hará por tener una obsesión por las apariencias.

Candidato 3: Leo

La personalidad de Leo es grandilocuente y teatral, y en esta combinación, la diversión está más que aseguradas. Ahora bien, sus egos comparten la misma grandeza así que necesitarán las mismas inyecciones de elogios y aplausos. Donde mejor se llevarán es en la cama. Dos Leo juntos son pura dinamita. La única pega de esta relación es dilucidar quién lleva los pantalones en casa porque ambos querrán llevarlos siempre puestos.

Candidato 4: Libra

Puede ser una relación muy cálida y satisfactoria. Tanto uno como el otro son románticos y se suelen enamorar hasta las trancas. Ambos necesitan las muestras de cariño como agua de mayo, el dar y recibir regalos, el contacto social con los demás y el trato educado y equilibrado. Es decir, están bastante a la par en gustos, aficiones y necesidades. Por otra parte a Libra le encanta coquetear y a Leo le gustan mucho los juegos, así que la cosa funciona. Aunque las personas Leo son más dramáticas que las Libra, amantes de la calma, se estimulan y se dan placer recíprocamente.

Candidato 5: Géminis

Los dos tienen un lado bastante infantil y juguetón. Son grandes amantes de la diversión así que las risas y los buenos momentos están más que asegurados. Por otra parte, tanto uno como el otro son bastante exagerados y un poco dramáticos así que se complementarán bastante bien. Géminis es más intelectual que Leo y necesita rodearse de mucha más gente, hacer más actividades y practicar más intereses que Leo. Aquí el conflicto puede sobrevenir cuando Leo quiera acaparar toda la atención, ser la persona más importante para Géminis y no aguante demasiado bien a las amistades de los gemelos del zodiaco.

Candidato 6: Acuario

Las cosas empiezan a complicarse con estos signos. Y es que el problema está en saber como conciliar las excentricidades de Acuario con las constantes necesidades de elogio que necesita Leo. El problema es que el leo romántico necesita cercanía y calor emocional y ¿qué puede ocurrir con una acuario mental y racional que huye de las situaciones empalagosas y almibaradas? Quien sabe. Lo mismo Leo aprende a vivir con Acuario aceptando que es afectuoso y cariñoso, pero no un volcán dado a los excesos, si es que antes Acuario no termina agotado de tanta efusividad.

Candidato 7: Virgo

Combinación nada fácil la de un Leo con un Virgo. Al rimbombante signo de Leo le van los gestos grandilocuentes. Virgo, en cambio, es más perfeccionista y se centra en los detalles. Lo que iría bien es que uno de ellos tuviera al menos un planeta en el signo del otro. Sólo así salvarían la considerable distancia que existe entre ambos. Y es que, tras un trecho caminado, Leo y Virgo tienden más a fijarse en lo que no soportan del otro, que en aquello que les unió. Dejan de ser una alianza entre la pasión y la cordura, para convertirse en un par de energúmenos que no dejan de gritarse.

Candidato 8: Cáncer

Es una combinación complicada si tenemos en cuenta que el cangrejo se puede sentir un poco avasallado con la fuerte presencia de leo, en tanto que éste puede llegar a sentirse ahogado por su pareja tan casera.

Cada uno de ellos posee, en el Fuego de Leo y en el Agua de Cáncer, el poder necesario para destruir al otro, y pueden utilizarlo sin ni siquiera darse cuenta de ello hasta que sea tarde y el daño ya haya sido causado a uno o al otro (o a ambos).

Los nativos de Cáncer son almas afectuosas, sensibles, pero a veces ocurre que el goteo sistemático del elemento Agua a lo largo de los años extingue literalmente el fuego de Leo y su confianza.

Candidato 9: Piscis

Piscis se encuentra bajo el embrujo del valiente signo de Leo y la confianza y seguridad que éste desprende. Leo, por su parte, se deja llevar y seducir por la expresividad y forma de actuar poco práctica de Piscis. En un principio, el quijotesco signo de los peces se siente protegido por el perfeccionista signo de Leo, pero al final, también se siente criticado y juzgado por haber estropeado cosas que Leo todavía no puede ni creerse. Esta combinación no es una buena opción.

Candidato 10: Capricornio

Leo (signo de fuego) y capricornio (signo de tierra) podrían sentirse mutuamente atraídos por la admiración que despiertan en público, ya que son personas que socialmente se hacen notar, pero construir una relación no será nada fácil. Demasiadas diferencias los separan. Esta pareja se enfrentará a inconvenientes como la monotonía, capaz de minar hasta las relaciones más sólidas.

Capricornio se siente cómodo en sus rutinas. Leo, por el contrario, necesita salirse de ellas con más frecuencia.

Candidato 11: Escorpio

Leo es la llama, Escorpio el fuego, ambos signos son estrellas del drama que merecen el Oscar o el Goya al mejor actor melodramático. Esta alianza es complicada, apasionada, involucrada, salvaje, intensa, pero con riesgo de sufrir mucho. Puede generar muy buenos momentos, sobre todo al principio, pero también traer las más encarnizadas batallas.

Candidato 12: Tauro

Aunque el magnetismo puede brotar desde el primer momento, el problema es que son signos con personalidades totalmente diferentes. Siempre está la posibilidad de que vean sus defectos como retos e intenten superarlos, pero más que ponerse a trabajar por ello, lo darán por perdido. Para empezar, Leo es un relaciones públicas y Tauro es un relaciones públicas de puertas hacia dentro, es decir, en su casa y con los suyos. Y por otra parte, tanto uno como el otro son muy tercos e intransigentes y aquí reside el auténtico problema que pueda estallar en cualquier momento.

error: Función no habilitada
Buscar