Cómo debe colocarse el tarotista y el consultante

629
0
Share:
consultante tarot

Los egipcios nos han transmitido con las pirámides, la importancia de la orientación. Como nos lo enseñan estas misteriosas construcciones, alinearse con el norte magnético equivale a sintonizar con las vibraciones del cielo y de la tierra, a abandonarse a esa gran energía penetrante y arrolladora. 

Tendremos, por tanto, que orientar la mesa de la sesión en dirección norte y volver la cabeza en igual dirección cuando la consulta se practica al aire libre. Algunos tarotistas sientan al consultante frente a ellos, de manera que se establece un vínculo visual mientras que otros prefieren situarse a su lado.

En este caso, el consultante se sienta a la izquierda del tarotista, de forma que la mano derecha del primero pueda mantenerse en contacto con la mano izquierda del segundo durante algunos minutos, a fin de propiciar un intercambio de energía y de vibraciones.

Puede resultar igualmente beneficioso el constituir un círculo de protección en torno a la mesa y las dos sillas, en particular cuando la consulta lo requiere por el tipo de preguntas. El círculo es un símbolo mágico apto para aislar al tarotista y al consultante de eventuales influencias perturbadoras y para reforzar la afinidad interior del círculo mágico.  Para hacerlo, bastará con que el propio tarotista describa un círculo en el sentido de la agujas del reloj en torno a la mesa y los dos asientos, sosteniendo una varita de incienso en la mano.  Para evitar los bloqueos de energía sutil, ambos se abstendrán de cruzar los brazos o las piernas.

Vestir de una manera determinada para leer el Tarot

El tarotista, sin caer en los disfraces extravagantes, deberá llevar, en la medida de lo posible, vestidos cómodos, evitando cinturones y cordones que podrían perturbar la concentración. También se desaconsejan los tejidos sintéticos siempre y cuando sea posible. Ocurre lo mismo con los zapatos, sobre todo cuando están fabricados con material sintético, con los anillos y demás joyas metálicas de las que nos tendremos que despojar. 

Como recomendación última también se aconseja ventilar el espacio de la consulta. Según una tradición oriental, el humo que pueda condensarse en el interior de una habitación puede obstruir los centros sutiles de la persona y por tanto inhibir la sensibilidad y los poderes psíquicos o videncia. 

Evidentemente, estas normas son a título orientativo. A base de experiencia y práctica, el tarotista irá adoptando las fórmulas que le resultan más cómodas y más fáciles para conectar con el mazo de cartas y con la energía del consultante. 

Share: