¿Cómo funciona la visualización creativa?

1
0
Share:
visualización creativa

Para entender cómo funciona la visualización creativa es importante considerar varios principios relacionados entre sí y que, a continuación, te explicamos. Entendiéndolos correctamente y aplicándolos puedes obrar milagros en tu vida.

visualización creativa

El universo físico es energía

En realidad, nuestro universo físico no está compuesto en absoluto de ninguna materia. Su componente básico es un tipo de fuerza o esencia que podemos llamar energía.

Las cosas parecen ser sólidas y estar separadas unas de otras en el nivel en que nuestros sentidos físicos suelen percibirlas. Sin embargo, a niveles más sutiles, como por ejemplo, el atómico y el subatómico, la materia aparentemente sólida se ve como partículas más y más pequeñas dentro de otras partículas que, al final, acaban por no ser otra cosa que pura energía.

Físicamente, todos somos energía y todo lo que hay en nosotros y lo que nos rodea está hecho de energía. Todos formamos parte de un gran campo energético. Percibimos todas las cosas como separadas unas de otras, como algo sólido, cuando, en realidad, no son más que diversas formas de nuestra energía esencial que es común a todo.

La energía es magnética

Una de las leyes de la energía dice que una energía de determinadas características y vibración tiende a atraer energías de características y vibración semejantes.

El pensamiento y los sentimientos tienen su propia energía magnética de naturaleza similar. Podemos observar este principio cuando, por ejemplo, nos encontramos por casualidad con alguien en quien acabamos de pensar, o cuando tomamos al azar un libro que contiene la información que justamente necesitábamos en ese momento.

La forma sigue a la idea

El pensamiento es una forma de energía rápida, ligera y móvil. Se manifiesta instantáneamente, a diferencia de otras formas de energías más densas, como la materia. Cuando creamos algo, empezamos haciéndolo en forma de pensamiento. Un pensamiento o idea siempre precede a su manifestación real. “Voy a hacer la cena” es la idea que precede a la preparación de la comida y “Quiero un vestido nuevo” es la idea anterior a ir a comprarse uno.

La idea es como una película fotográfica: crea una imagen de la forma que luego se magnetiza y conduce la energía física para que confluya en esa forma y pueda llegar a manifestarse en el plano físico. Este principio sigue siendo válido aunque no emprendamos una acción para que nuestras ideas se materialicen. El mero hecho de tener una idea o pensamiento alojados en nuestra mente es una energía que tenderá a atraer y crear la forma en el plano material. Si pensamos constantemente en la enfermedad, podemos acabar enfermando. Y es que las ideas y sentimientos inconscientes que albergamos en nuestro interior actúan del mismo modo.

La ley de la radiación y de la atracción

Es el principio que afirma que todo lo que proyectamos hacia el universo vuelve de algún modo a reflejarse en nosotros. Algo así como “Se recoge lo que se siembra”.

Esto significa que siempre atraemos a nuestras vidas aquello en lo que creemos con más fuerza, lo que ansiamos más profundamente, lo que imaginamos de un modo más real. Cuando tenemos una actitud negativa o temerosa, insegura o ansiosa, tendemos a atraer las mismas experiencias, situaciones o personas que estamos tratando de evitar. Si adoptamos una actitud básicamente positiva, con nuestra mente y nuestras expectativas orientadas hacia el placer, la satisfacción y la felicidad,  más resultados positivos obtendremos.  Por lo tanto, cuanta más energía dediquemos a imaginar lo que deseamos, antes empezará a manifestarse en nuestras vidas.

Utilizar la visualización creativa

El cambio no se produce a niveles superficiales por el simple hecho de pensar en positivo. Implica explorar, descubrir y modificar nuestras más profundas actitudes básicas con respecto a la vida. Esta es la razón por la que aprender a utilizar la visualización creativa puede convertirse en un proceso de profundo.

Cuando nos encontremos inmersos en este proceso, descubriremos a menudo algunas vías en las que nosotros mismos nos hemos frenado, prohibiéndonos la satisfacción y la realización en la vida debido a nuestros temores y conceptos negativos. Pero cuando las vemos claramente, estas actitudes pueden quedar disueltas a través del proceso de la visualización creativa, dejándonos espacio para encontrar y vivir nuestro natural estado de felicidad, plenitud y amor.

Al principio, podemos practicar la visualización creativa en momentos concretos y para objetivos específicos. Pero a medida que adquiramos el hábito de utilizarla, descubriremos que llega a ser parte integrante de nuestro proceso de pensamiento. Se convierte en una conciencia clara de las cosas, en un estado de conciencia en el que seremos constantes creadores de nuestras vidas.

Éste es el fin último de la visualización creativa. Hacer de cada instante de nuestras vidas un momento fantástico de creación en el que de forma natural elegimos lo mejor, la vida más plena que podamos imaginar.

Share: