Cómo consagrar agua bendita

283
0
Share:
consagrar agua bendita

El agua bendita se utiliza bastante en los rituales de magia blanca ya que tiene propiedades esotéricas muy poderosas. Aunque lo mas normal es ir a una iglesia y pedir un poco de la que ya está consagrada, muchas personas prefieren consagrarla ellos mismos siguiendo un ritual bastante antiguo y que ha permanecido de manera inalterable hasta nuestros días.

Es fundamental que se escoja agua lo más pura posible, es decir, tendríamos que evitar recogerla directamente del grifo ya que el cloro puede interferir a la hora de consagrarla. Lo mejor es optar por agua mineral embotellada o bien si no fuera posible, cogerla del grifo dejándola un mínimo de 24 horas a la intemperie para que pierda todo componente químico.

También deberás tener un recipiente de cristal con tapa que no haya sido utilizado hasta ese momento. Bastará con un tarro de vidrio de los habituales que limpiarás convenientemente y dejarás secar también a la intemperie durante un par de horas. 

Cómo ritualizar el agua

Según el ritual que ha llegado hasta nuestros días, deberás verter el agua en el interior del recipiente de cristal y, a continuación, impondrás las manos encima de él. Visualizaremos como entra un rayo de luz blanca por nuestro chakra coronilla y avanza hasta el corazón. Desde allí se expande hasta nuestro manos que proyectarán esa luz sobre el agua. Mantendremos esta visualización durante cinco minutos aproximadamente.

Acto seguido, sin retirar todavía las manos, soplaremos tres veces y en voz alta diremos el propósito por el que queremos consagrar esa agua. Es decir, cuál será su uso: atraer la suerte, eliminar negatividad, romper mal de ojo, bendecir un hogar, etc. 

Por último, manteniendo la misma posición, recitaremos una oración invocando a la energía del agua y a los poderes que obtendremos de ella. No importa la oración que realices. Puedes escoger aquella con la que te sientas más a gusto y que más sintonice con tus creencias. Lo importante es que tus palabras sean verdaderas y salgan de tu interior. Si por ejemplo, eres practicante católico puedes invocar a Dios o Jesucristo o a los ángeles y arcángeles.

Si no se te ocurre ninguna, aquí tienes una que puede servirte.

“Dios creador de todo lo que nos rodea. Humildemente bajo tus ojos y te ruego y solicito que bendigas esta agua que tengo ante mi para … (deberás volver a decir el propósito)…Dios Creador, fuente de gracia, por Jesucristo, palabra eterna y el Espíritu Santo, manantial de sabiduría, que así sea. Amén”.

A partir de ese momento, ya tendrás el agua consagrada que podrás utilizar para diferentes rituales de magia blanca.

Share: