Curiosidades sobre los sueños

108
0
Share:

Los sueños son una parte fundamental de nuestras vivencias. Gracias a ellos somos capaces de acceder a nuestra psique y poder analizar más directamente nuestras esperanzas, temores o deseos más escondidos. En cierta manera, los sueños son capaces de orientarnos en nuestro día a día.

Hay muchas curiosidades en torno al fantástico mundo de los sueños. ¿Sabías, por ejemplo, que los antiguos griegos consideraban que el Sueño era una ser mitológico? Según sus creencias era una figura que descendía de la Noche, que a su vez era hija del Caos, y que tenía a Morfeo como principal mentor. Morfeo era el encargado de vigilar el palacio de su señor con el fin de que éste pudiera engendrar los sueños que visitarían a los humanos mientras estaban dormidos.

Los romanos también fue una civilización que ligaba el mundo de los sueños con los dioses. De hecho, existían templos y sacerdotes encargados de interpretar los sueños de los ciudadanos, que debían dormir en el templo y contar al día siguiente lo que pudieran recordar.

tarot sin engaños

Con la llegada del mundo cristiano, se abre una época oscura en cuanto a la interpretación de los sueños ya que se consideraba que el buen cristiano debía rezar pidiendo protección divina antes de dormir para que el maligno no le visitara. De hecho, hasta el Renacimiento no desaparece esta falsa creencia y sentimiento de miedo y culpa.

Hasta el siglo XIX no se consideró que los sueños pudieran estar relacionados con el inconsciente. Fue el maestro de la psicología, Freud, quien a través de su libro “La interpretación de los sueños”, nos hablaría de dos categorías de sueños: los de primer nivel que están salpicados de acontecimientos que vivimos en estado de vigilia, y los de nivel más profundo que revelan emociones instintivas que normalmente están reprimidas y que están basadas en obsesiones, traumas y deseos insatisfechos del individuo.

Otras curiosidades sobre los sueños

¿Sabías que cuando soñamos lo hacemos con la misma intensidad emocional que cuando estamos despiertos? Por ejemplo, si sueñas que estás enfadado con alguien, ese enfado lo puedes experimentar con toda su intensidad. Si sueñas algo feliz, la emoción será igual de placentera que cuando estás despierto y la experimentas.

Por otra parte, las olores pueden influir en lo que soñamos. Por ejemplo, si duermes en una habitación que huele a humedad o por donde se cuelan olores raros, tu cerebro puede asociarlo con algo desagradables y acabar teniendo una pesadilla. Por eso dice, que dormir con unas gotas de lavanda sobre la almohada induce a sueños relajantes y plácidos.

Share: