La habitación 712 del Parador de Cardona

80
0
Share:

Hospedarse en el Parador de Cardona es trasladarse a la Edad Media. En lo alto de un promontorio se encuentra este recinto fortificado del siglo IX , hoy rehabilitado en hotel de lujo, frecuentado por muchos turistas que practican el turismo rural. A sus pies se encuentra la villa de Cardona, un poblado medieval de angostas calles y rincones repletos de encanto.

La propia construcción medieval nos trae un halo de misterio sobre todo cuando se accede al ala oeste y se sube hasta la habitación 712. A fecha de hoy, todavía no se sabe lo que realmente ocurre en su interior. La estancia permanece cerrada a cal y canto, a no ser que alguno de los visitantes desee dormir en su interior.

Quien ha estado dentro relata episodios que escapan de nuestra propia lógica y razón. Diferentes clientes han contado como, sin explicación alguna, los muebles que hay en su interior se desplazan y se amontonan en el centro de la habitación. Hay personas que aseguran que han llegado a escuchar voces y se ha podido comprobar que, en más de una ocasión, el grifo del baño se abre solo, sin explicación alguna.

videntes recomendadas

Una de sus huéspedes relataba como llegó a sentir que alguien la cogía fuertemente de su mano mientras intentaba dormir y la intentaba tirar de la cama. Otro argumentaba que había podido ver en la puerta a una persona vestida con ropajes medievales que lo observaba fijamente. De hecho, ni los gatos ni los perros quieren entrar en la habitación y salen huyendo despavoridos.

Los expertos que se han desplazado en varios ocasiones hasta este lugar y han entrado en la habitación para realizar investigaciones, aseguran que realmente habitan entidades que se encuentran en otro plano y que son las causantes de los fenómenos inexplicables.  Incluso el personal de limpieza del hotel ha aceptado entrar en esta habitación de dos en dos para evitar verse sorprendidos en solitario por alguna de estas energías que se han quedado allí.

Según los datos que han llegado, al parecer el origen de estos sucesos se remonta al siglo XI cuando una de las hijas del dueño de la fortaleza fue confinada a una de las torres después de que manifestara su amor por un musulmán. La joven acabó muriendo de pena en esta zona del castillo. Hay quien aventura que su alma triste es la que todavía recorre las diferentes estancias y sobre todo la que protagoniza los diferentes episodios que se suceden en la habitación 712 del Parador de Cardona. 

Share: