Los cinco sonidos más sanadores

286
1
Share:
5 sonidos mas sanadores

El Taoísmo trajo a Occidente ciertas prácticas sanadoras que ayudan a liberar de nuestro organismo emociones enterradas o reprimidas. Algunas vienen acompañadas de sonidos característicos que ayudan a dejar ir ese sentimiento que se arrincona y permanece enquistado en lo más profundo de nuestro ser.

Las técnicas y los respectivos sonidos que te explicamos a continuación, tienen que realizarse con la columna erguida, sentado en el borde de la silla, con los pies fijos sobre el suelo. Los sonidos se tiene que repetir tres veces o cualquier múltiplo de tres. Cuando una emoción te esté causando mucho desasosiego y problemas, haz alguna de estas técnicas y encontrarás alivio.

5 sonidos mas sanadores

El sonido de tus pulmones

Los pulmones según la tradición oriental son los órganos donde se acumula la tristeza, el dolor o la depresión. Cuando te sientas de esta manera, toma una respiración profunda y levanta los brazos lentamente, de manera que las palmas de tus manos queden frente a tu cuerpo. Cuando estén por encima de tu cabeza, gíralas de manera que miren hacia arriba y extiéndelas. Observa el espacio que queda entre tus manos y mientras exhalas, junta los dientes, y pronuncia el sonido “ssss”, como si se tratara de una víbora.

Mientras emites el sonido, imagina que con él estás liberando toda la tristeza que albergan tus pulmones. Cuando sueltes todo el aire, baja suavemente tus manos hasta tu regazo e imagina como un diamante blanco cubre tus pulmones.

El sonido del hígado

La ira y la rabia son las emociones que quedan almacenadas en nuestro hígado y que nos privan de la energía vital para acometer nuestras tareas cotidianas.  Si te sientes a menudo muy cansado, pregúntate si estás guardando alguna de estas emociones en tu interior. Si es así, siéntate de nuevo en posición recta, con las manos descansando sobre tu regazo. Toma conciencia de tu hígado, en tu lado derecho, bajo el diafragma.

Pon tus manos a los lados, con las palmas hacia arriba y súbelas lentamente hasta que estén sobre la cabeza, de manera que las palmas queden de cara al techo. Inclínate levemente hacia la izquierda, de modo que sientas un suave tirón en tu lado derecho, donde se encuentra el hígado. Exhala el aire mientras emites el sonido “shhhhh”, como si le dijeras a alguien que callara. Imagina que con ese sonido estás liberando todo el enojo que tienes dentro.

El sonido del corazón

Si tienes problemas de autoestima, mal de amores, no eres sincero contigo mismo  y faltas tú solo al respeto, tu corazón puede verse resentido. Para eliminar estas emociones, harás los mismos pasos que has hecho en el ejercicio anterior a excepción de que, en esta ocasión, te inclinará hacia la derecha. Al exhalar el aire, el sonido que emitirás será “hawww”. Imagina un rojo brillante cubriendo el corazón y experimental amor, sinceridad, respeto y honor.

El sonido de los riñones

Los riñones son órganos donde se acumulan miedos y situaciones del pasado que no queremos dejar ir. Cuando sientas que tienes que eliminar algún tipo de miedo, coloca las piernas juntas, con los tobillos y rodillas tocándose. Mientras te inclinas hacia delante, haz una respiración profunda y abraza tus rodillas, con una mano cogiendo la otra. Estira los brazos de tal manera que puedas notar un ligero tirón en la parte baja de tu espalda donde están situados los riñones.

Al exhalar el aire emite el sonido “Wooo”, como si fuera el viento que azota los árboles o el apagar de una vela. Al mismo tiempo, mete el estómago e imagina que estás liberando todo miedo enterrado en los riñones. Cuando hayas exhalado todo el aire, enfócate en los riñones e imagínalo cubiertos por una luz brillante y oscura mientras te concentras también en el sentimiento de gentileza.

El sonido del bazo

En el bazo se acumula la preocupación. Así que cuando te sientas excesivamente preocupado porque los acontecimientos te están desbordando, haz el siguiente ejercicio para liberar la tensión.

Toma una respiración profunda e inclínate hacia delante, colocando los dedos de ambas manos juntos, con los anversos tocándose. Coloca los dedos como un cuchillo, debajo del lado izquierdo del esternón. Presiona los dedos mientras empujas tu espalda hacia fuera. Al sacar el aire, emite el sonido “Whooo”. Imagina al mismo tiempo que te liberas del exceso de preocupación.

Vuelve a sentarte y ve al bazo y sus órganos relacionados, el páncreas y el estómago, cubiertos con un profundo amarillo dorado y concéntrate en los sentimientos de justicia, compasión y confianza.

Cuando finalices cualquiera de estos ejercicios intenta reposar durante unos minutos, con los ojos cerrados. Permítete sentir todo tu cuerpo y observa el aire entrando y saliendo de tus pulmones. Acompáñalo de afirmaciones positivas como “Libero todos los bloqueos emocionales”, “Cada día tomo un tiempo de calma para la contemplación” o “Fluyo con mis emociones y no permito que la emoción dañe mi cuerpo”. 

Share: