Los diferentes tipos de meditación

367
0
Share:

La práctica de la meditación nos permite llevar un estilo de vida saludable. Científicamente se ha demostrado que está técnica milenaria consigue que las personas sean más felices, tengan menos estrés y se mantengan más sanas. El problema es que comprometerse cada día a meditar no es fácil y para muchos sigue siendo un reto.

A veces, una persona abandona esta práctica porque realmente no ha encontrado el estilo de meditación que más sintoniza con su Ser o su alma. Meditar no es hacerlo “bien”, ir vestido de una manera determinada o practicarla en un lugar y bajo unas condiciones determinadas. Meditar es estar en contacto con nuestro espíritu, por eso es tan importante que siempre escojamos el tipo de meditación que más fácil nos lo pueda poner.

La meditación focalizada

Se trata de un tipo de meditación en el que la mente está enfocada en algo concreto para evitar la distracción. Siempre recurre a un sentido, generalmente la vista o el oído, para conseguirlo como, por ejemplo, observar detenidamente una flor o escuchar el movimiento de las olas rompiendo sobre la arena del mar. 

La meditación guiada

En esta meditación, una persona externa es la que nos induce al estado meditativo profundo mediante técnicas que va explicando con su propia voz y que consisten generalmente en respiraciones, escáner corporal y visualizaciones.

La meditación espiritual

En términos más sencillos se conoce también como oración. Ésta es precisamente la que nos permite llegar a un estado de calma y profunda relajación y la que también abre la posibilidad a que planteemos a nuestro Yo Interior un problema para intentar llegar a una posible solución.

La meditación con mantras

Es el tipo de meditación que utiliza un sonido o conjunto de sonidos para entrar en un estado de paz y conexión interior. Los mantras son una gran herramienta para focalizar nuestra atención y tienen una gran tradición en la meditación. La gente suele cantarlos en voz baja, susurrando las palabras, o en voz alta, convirtiendo los mantras en una canción más rítmica y poderosa.

La meditación en movimiento

Es la variante más activa de la meditación. Se trata de moverse por la habitación, la casa, el jardín o cualquier espacio poniendo plena atención en todo lo que se está viendo y sintiendo, intentando bajar el ritmo cardiaco habitual. Es un tipo de meditación ideal para las personas que están sentadas todo el día y no quieren perder la práctica de esta técnica.

La meditación Vipassana

Es una modalidad de meditación que casi siempre necesita de ayuda si se quieren conseguir sus efectos. Está destinada principalmente a sanar cuerpo y mente, mediante la liberación de toxinas e impurezas. Consiste en concentrarse en todo lo que ocurre a nuestro alrededor mientras dejamos fluir nuestra mente.

Share: