¿Por qué no recordamos nuestros sueños?

3
0
Share:
recordar nuestros sueños

recordar nuestros sueñosEn primer lugar, para recordar algo, nuestro cerebro tiene que haberlo almacenado previamente. Hasta ahí, es evidente. Si atendemos a que nuestro cerebro es muy complejo, de la misma forma que lo es nuestra esencia como individuos, podemos llegar a entender el motivo de por qué determinadas personas tienen más facilidad que otras para recordar lo que sueñan.

Para empezar, los recuerdos se almacenan con las asociaciones que a su vez son de naturaleza repetitiva. Es decir, es más fácil recordar algo que se produce o realizamos con cierta frecuencia que aquello que sólo ocurre una vez. Los sueños son aleatorios, van y vienen, y por eso cuesta tanto retenerlos.

Echemos un vistazo al ciclo típico del sueño

Etapa 1 del sueño

Esta es la fase del sueño ligero. Los ojos se mueven lentamente y la actividad muscular disminuye. Esta etapa constituye el 4-5% del total del sueño

Etapa 2 del sueño

En esta etapa, el movimiento del ojo se detiene y las ondas cerebrales se vuelven más lentas, con ocasionales estallidos de ondas rápidas que se denominan husos del sueño

Etapa 3 del sueño

Las ondas cerebrales, en este momento, son extremadamente lentas. Son las que denominamos ondas delta que empiezan a aparecer intercaladas con ondas más pequeñas y rápidas.

Etapa 4 de sueño

Es cuando el cerebro produce ondas delta casi durante todo el tiempo. Tanto en esta etapa como en la anterior, resulta muy difícil despertar a alguien ya que se conoce como la fase de “sueño profundo”. No hay movimiento ocular o actividad muscular. La gente que se despierta en esta fase, normalmente lo hace aturdida y desorientada, una sensación que permanece durante unos minutos.

Etapa 5 del sueño

Coincide con la etapa REM y es cuando la respiración se hace más rápida, irregular y superficial. Los ojos aquí se mueven rápidamente en varias direcciones y los músculos se paralizan temporalmente. Esta etapa suele ir acompañada de un aumento del ritmo cardiaco, de la presión arterial y, en muchos casos, se produce una excitación sexual. 

Cuando una persona se despierta estando en la fase REM suele recordar sueños extraños y muy ilógicos no exentos de significados profundos que deberíamos investigar.

El sueño, por regla general, ocurre en la etapa REM. Nuestro cerebro está más activo en ese estado y emite frecuencias  u ondas que son muy parecidas a cuando estamos en vigilia. Desde un punto de vista esotérico, es cuando muchos abandonan el cuerpo y entran en el plano astral.

La actividad cerebral en esta etapa es muy alta, y es cuando realmente podemos recoger toda la simbología que se nos ofrece y determinar qué tipo sueño estamos teniendo. Todas nuestras funciones motoras quedan inhibidas y provoca que si nos despertamos en medio del sueño REM, no se puedan mover las extremidades ni ninguna otra parte del cuerpo durante un tiempo. Esto provoca lo que se conoce como parálisis del sueño.

La gente, por lo general, suele recordar el último sueño, pero aún así será muy difuso. Cuando nos despertamos en medio de la fase REM o justo después de ella es cuando realmente podemos recordarlos aunque se nos muestren incompletos. Pero es aquí cuando realmente podemos investigar y ahondar en todo lo que hemos experimentado, vivido y sentido.

Habitualmente la gente que tiene dificultades para dormir, tiene más dificultades para recordar los sueños. Seguramente porque no consiguen llegar al 100% a la última fase REM que es donde realmente se producen. Siempre suelen quedarse entre la tercera y la cuarta.

Por tanto, recordar los sueños depende de llegar a un estado adecuado o traspasar y llegar a la etapa donde realmente tienen lugar y acontecen.

Share: