Protección de los cuatro arcángeles con la cruz cabalística

200
0
Share:

Cuando necesitamos una protección especial para hacer frente a envidias, mal de ojo o cualquier energía negativa que nos esté perjudicando o bien nos sentimos muy bajos a nivel energético, existe un ritual muy poderoso y sencillo que está basado en la Cábala Sagrada. En él se invoca la presencia y poder de los cuatro grandes arcángeles: Miguel, Rafael, Gabriel y Uriel.

Cómo se hace

La persona tiene que estar de pie en la habitación en dirección Este. A continuación, se traza, con la mano izquierda, la cruz de la Cábala que no es más que la cruz cristiana que estamos acostumbrados a ver.  Con la mano derecha nos tocaremos la frente y diremos la palabra “Ateh”. Luego llevamos la mano al plexo solar y decimos “Malkut”. A continuación, tocamos el hombro derecho mientras pronunciamos “Ve Geburah”. Luego pasamos al hombro izquierdo y decimos “Ve Gedulah”. Por último, unimos las manos frente al pecho y decimos “Amén”.

Acto seguido, unimos los dedos índice y mayor, cerrando el pulgar sobre la palma de la mano. En dirección hacia el Este, apuntamos con el brazo extendido hacia un punto más arriba de nuestra cabeza y trazamos en el aire la cruz diciendo:  “En el nombre sagrado de Dios y del gran Arcángel Gabriel yo sello este círculo con la luz sagrada”.

Giramos, a continuación, el cuerpo en sentido de las agujas del reloj, de izquierda a derecha, hasta alcanzar la posición Sur, trazamos la cruz en el aire y recitamos: “En el nombre sagrado de Dios y del gran arcángel Miguel yo sello este círculo con la cruz sagrada”

tarot sin engaños

Volvemos a girar hasta alcanzar la posición Oeste, dibujamos la cruz de nuevo y decimos: “En el nombre sagrado de Dios y del gran arcángel Rafael yo sello este círculo con la cruz sagrada”.

Finalmente, giramos hasta alcanzar la posición Norte y dibujamos la cruz nuevamente diciendo: “En el nombre sagrado de Dios y del gran arcángel Uriel yo sello este círculo con la cruz sagrada”.

Acto seguido, giramos otra vez hasta regresar al punto este. Desde esta posición, abrimos los brazos y recitamos: “Frente a mi, Gabriel. Detrás de mi, Rafael. A mi derecha, Miguel. A mi izquierda, Uriel. Frente a mi, la cruz de protección.

Por último, visualizamos las cuatro cruces en cada punto cardinal unidas por un círculo de fuego y hacemos la petición que queremos a cualquiera de los ángeles o arcángeles a nuestro servicio. Antes de finalizar el ritual de protección, de frente mirando al Este recitaremos: “En nombre de la fuerza creadora del Universo y de sus grandes ángeles Rafael, Miguel, Gabriel y Uriel, este ritual ha concluido. Doy gracias a estos poderosos espíritus de luz por su presencia conmigo este día. Amen, amen, amen”.

Share: