Protección de viaje con el Arcángel San Miguel

753
0
Share:
arcangel miguel viajes

Si estás pensando en hacer un viaje largo con tu propio vehículo o simplemente estás pasando por una época de estrés y no puedes concentrarte al cien por cien mientras estás al volante de tu coche, puedes pedirle al Arcángel San Miguel que te proteja en el trayecto. Es muy sencillo de realizar y sólo te llevará unos cinco minutos de tu tiempo.

Lo primero que tienes que hacer es visualizar la presencia del Arcángel San Miguel enfrente tuyo, detrás de ti, a un lado y a otro tanto a la izquierda como a la derecha. También visiónalo encima y debajo de ti. A continuación, imagínate que llevas puesto un casco y una armadura de acero de color azul que impedirán que cualquier peligro físico o espiritual alcance tu cuerpo y tu mente. Intenta mantener esta imagen mental durante un mínimo de cinco minutos.

arcangel miguel viajes

También puedes hacer esta visualización para ayudar a otros conductores. Mientras estás conduciendo de camino al trabajo o a casa, visualiza la presencia del Arcángel San Miguel alrededor de cada automóvil que encuentres en la autopista o carretera y llámale para que proteja a todos los vehículos en cada carretera del mundo y a todas las personas que estén utilizando algún medio de transporte.

Empieza con ritmo lento y, a medida, que vayas aprendiendo la técnica, ves utilizándola con mayor frecuencia. Notarás los resultados porque no sólo te sentirás más seguro a la hora de conducir sino que además te invadirá una sensación de paz y seguridad que quizás no hayas experimentado con anterioridad. 

Si puedes, memoriza también el siguiente decreto y una vez tengas las visualización muy en mente y perfeccionada, declara lo siguiente:

“San Miguel delante, San Miguel detrás, San Miguel a la derecha, San Miguel a la izquierda, San Migue arriba, San Miguel abajo, San Miguel, San Miguel donde quiera que voy. Yo soy tu Amor protegiendo aquí. Yo soy tu Amor protegiendo aquí. Yo soy tu Amor protegiendo aquí”

Recuerda que los arcángeles, ángeles y seres de luz siempre están en otro plano esperando que les llamemos para actuar, pero hay que hacerlo. No basta con pensar en ellos, hay que nombrarlos para que hagan acto de presencia y empiecen a trabajar por nosotros en el cometido que les hemos pedido. Ellos no pueden actuar sin nuestro beneplácito y, sobre todo, sin nuestra acción. Así que acostúmbrate a pedirles cada vez que lo necesites.

Share: